13 jun. 2010

Ayer y hoy


Heidentor. Ruinas romanas de Carnuntum, Baja Austria.

El paraje de la fotografía es hoy un apacible campo de cultivo, donde los turistas eslovacos se acercan a pasear por las ruinas de la antigua ciudad romana de Carnuntum. Aquí aparece uno de los arcos derruidos de la Heidentor, una gran puerta monumental que en la época de Marco Aurelio debió de ser magnífica. Ya no quedan mármoles, ni estatuas, y el Danubio, antaño la frontera norte del Imperio Romano, ya no es el límite de nada.


Anfiteatro. Ruinas romanas de Carnuntum, Baja Austria.

Carnuntum y sus villas, sus calles y arcos triunfales, ya no existen... El anfiteatro está incadido por un mullido prado en el que unos descarados y simpáticos Ziesel se pasean observando a los caminantes, a la espera de que en un descuido se dejen un trocito de comida. Prados con ruinas romanas, flores amarillas de colza, ardillas terrestres y turistas eslovacos. Tarde de primavera, difícil imaginar las huestes de Atila cruzando el Danubio.

1 comentarios:

Lotusteich dijo...

No sé porque, pero dos veces leí "turistas esclavos" en vez de "turistas eslovacos". Turistas no, pero si los esclavos eran un pillar fundamental de la cultura antigua.

Enhorabuena por tu nueva contraseña aqui. Como brilla desde dentro el "Schneeglöckchen" . Maravilloso!