24 ene. 2009

Montpellier

paseo por la Rue de la Blottière, Montpellier / Strolling along Rue de la Blottière
De paseo por la Rue de la Blottière / Going for a stroll at Rue de la Blottière

Montpellier es como una chica a los veinte años, que sin tener ningún rasgo especial, es sin embargo bella y encantadora. Es la más moderna de las ciudades del Midi francés, ya que sus orígenes no son griegos (como los de Niza) ni romanos (el caso de Toulouse), sino medievales. La historia de la ciudad es complicada: independiente, más tarde posesión aragonesa y luego mallorquina, Montpellier pasó a manos del rey de Francia en 1349, cuando Jaime III el Temerario la vendió para financiar la guerra contra la Corona de Aragón. La guerra se perdió, con ella, el reino de Mallorca... Y Montpellier se quedó, desde entonces, para siempre en la France.

The city of Montpellier is somehow like a 20-year-old girl who being not particularly pretty, looks fresh and beautiful. It is the most modern big city of the French Midi, as its origin is medieval and not Greek (like Nice), or Roman (like Toulouse). The history of the city is quite complicated: it has been independent, then Aragonese, and later even belonged to the Kingdom of Majorca. Id did not come to be a part of France until 1349, when James III of Majorca sold it to the king of France to raise funds for the war against Aragon. The war turned out to be his end, and Montpellier became French ever since.

hojas de loto muertas en el Jardin des Plantes / Dead lotus leaves at the Jardin des Plantes, Montpellier
Hojas de loto muertas en el Jardin des Plantes / Dead Lotus leaves at the Jardin des Plantes

El casco viejo de Montpellier es laberíntico, y perderse entre sus estrechas calles de piedra blanca es todo un placer. Está lleno de rincones sorprendentes, bares, cafés y tiendas de todo tipo; y aunque carece de monumentos singulares (las iglesias de Saint-Roch y Sainte-Anne, o la catedral de Saint-Pierre no tienen ningún interés), la atmósfera es tan multicolor y animada que bien merece la pena una visita. Tres calles canalizan la vida urbana, la Rue Foch, la Rue de la Loge y la Rue Saint-Guilhem, las dos últimas por suerte peatonales. Y cómo no, en el corazón palpitante de la ciudad la hermosa Place de la Comédie (Plaza de la Comedia), presidida por la ópera – teatro y por terrazas de cafés elegantes, siempre soleadas, siempre llenas. Es el lugar ideal para mirar cómo pasa la gente, de paseo hacia la Rue Saint-Guilhem, o de compras hacia los mercadillos del Champ de Mars. Para un refresco en verano, o para un vin chaud en invierno, no hay lugar mejor en la ciudad. Montpellier es una ciudad de estudiantes llena de alegría, en cuya antiquísima universidad estudiaron Auguste Comte, Paul Valéry, Rabelais, Petrarca o el mismísimo Nostradamus. El Jardin des Plantes (Jardín Botánico) alberga una de las colecciones de plantas más importantes de Europa, y fue hogar de clásicos de la talla de Pierre Magnol, en cuyo honor Linneo nombró el género de árboles Magnolia.

The old city of Montpellier is a labyrinth. Even though the main churches are almost completely uninteresting (only the Saint Peter´s Cathedral is somewhat awkward), it is a pleasure to get lost in the narrow streets, surrounded by shops, fashionable cafés, and beautiful white houses. The main streets are the Rue Foch, the Rue de la Loge and the Rue Saint-Guilhem, the latter two ones fortunately pedestrian. The heart of the city life is a beautiful large square called Place de la Comédie, always sunny and crowded. Some illustrious inhabitants of Montpellier were Comte, Valéry, the Italian Petrarca, or Nostradamus. The Jardin des Plantes (Botanical Garden) houses one of the most important plant collections of Europe, and was home for important figures such as Pierre Magnol, to whom the name Magnolia (tulip tree) is dedicated.

ventilador olvidado en la basura, Montpellier / forgotten electric fan, Montpellier
En invierno, olvidamos la utilidad de ciertos enseres / Forgotten electric fan

Para un café con vistas, el mejor es el Grand Café Riche, aunque es mejor evitarlo si se tiene prisa. Por la tarde, el Café de la Mer tiene un ambiente interesante e íntimo. Y un consejo: jamás, nunca jamás vayan a Montpellier en coche. Será su pesadilla.

If you want to have a coffee and watch the people go by, then go to the Grand Café Riche (but not if you are in a hurry!). For something more intimate try the Café de la Mer. And something important: if you happen to go to Montpellier, never ever do it by car. It will be your nightmare.

Información turística en: http://sp.montpellier.fr/1470-turismo.htm
Tourist information at: http://us.montpellier.fr/10-accueil.htm

3 comentarios:

Lotusteich dijo...

La foto de hojas de loto: pura poesia!

armando alonso dijo...

He tenido la suerte de conocer Montpellier y es una delicia de ciudad. Muy recomendable de visitar y, tengo la sensación que de vivir.
Un saludo

José dijo...

Quiera o no quiera Montpellier quedó marcado para mi. Muchos paseos di por esta ciudad y en mi retina se quedaron miles de imágenes. La Plaza de la Comedia, centro neurálgico de la ciudad tenía un color especial. No se si agradecerte que me hayas traido tanto recuerdo joio jejejejeje