22 oct. 2008

Gigantes




Estos gigantes dominan el horizonte manchego desde su atalaya en Consuegra. A principios de otoño todavía hace calor, y el pueblo se prepara para recoger la rosa del azafrán. Hay verbena, y una corrida de toros. Los ecos del graderío llegan hasta la sierra, envueltos entre las notas de un pasodoble torero, medio matado por la distancia. Los molinos de La Mancha son famosos gracias a Don Quijote, que tuvo la valentía de enfrentarse a ellos creyendo que eran gigantes. Éste es uno de los capítulos más famosos de "El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de La Mancha", y quizás el que mejor ilustra la locura, el fuego interior del idealismo que consumía al entrañable hidalgo-caballero. Los molinos de viento salpican las sierras manchegas desde 1575, y teniendo en cuenta que las primeras andanzas quijotescas ocurrieron allá por el 1605, resulta que el molino de viento era entonces toda una novedad tecnológica. Y si aún hoy día resultan imponentes, imaginemos el efecto que pudieron tener sobre los viajeros locales de la época, que no habían visto nunca un edificio de Gehry, Calatrava o de Jean Nouvel. No sé ustedes, pero yo me habría quedado estupefacto.

Wind mills dominate the landscapes of La Mancha since 1575. They are famous worldwide due to a literary figth involving Don Quijote, the most international Spanish knight. Obviously, Don Quijote failed his attempt to defeat such „giants“ (as he called them), against the advice of Sancho, who repeatedly warned him against his visions. But was Don Quijote really crazy? By the time he first travelled central Spain, in 1605, wind mills were only recently introduced in the region and were admired as a technical marvel. So maybe his bewildered reaction to them was not that strange… Still today, these gigantic wind mills are impressive. And we have already seen the buildings by Gehry, Calatrava or Nouvel. So just imagine the feelings that such a thing could have awoken in a local traveller of the early seventeenth century.

2 comentarios:

Lotusteich dijo...

Rosa de Azafran? No sabía que se dice así. La flor de Azafran que ví hace un poco en el jardín botanico de Viena, mas bién parecía a una quitameriendas.
Que bonitos, los molinos de Consuegra! Fui a verlos sin suegra, el cielo también era algo diferente de lo que se muestra aquí en la foto...El pasadoble traido por el viento desde lejanos todavía suena en mis oidos

Anónimo dijo...

WOW!!!!!!