30 oct. 2008

Algas y conchas




El suntuoso Palazzo Dolfin-Manin, junto al Rialto, está provisto de una hermosa escalinata de mármol blanco que se sumerge en las aguas oscuras del Canal Grande. Por las escaleras trepan verdes algas y conchas, que parecen querer ascender hacia los salones del palacio. Es la naturaleza, con su insistente vocación de reconquistar el terreno que le ha sido arrebatado temporalmente por el hombre. La línea de la marea alta es una barrera infranqueable para estas algas verdes acintadas y sinuosas, que se balancean con la embestida del oleaje producido por el vaporetto, o por algún barco-taxi con exceso de velocidad. Quién sabe si algún día, tras la muerte de Venecia, las algas y las ostras puedan finalmente cumplir su sueño de bailar mecidas por el mar en los salones del palacio de mármol. Los peces entrarían por las llameantes ventanas góticas y se escurrirían entre las ondulantes y satisfechas algas.


Facing the Canal Grande, very close to the Rialto bridge, there is a fabulous palace with a white marble staircase rolling down to the deep blue water. The first steps, constantly splashed by the waves, are covered by shells and green ribbony algae. The tide line seems to be an impassable barrier for them, as they sway with the waves dreaming of climbing up to the palace halls. Maybe in the future, when Venice finally dies, the fish will dance waltzes inside the palace while observed by the satisfied algae.

3 comentarios:

Lotusteich dijo...

Este es tu entrada mas poética, mas marravillosa en este sitio hasta ahora. Un cuento del futuro pos-humano!

Anónimo dijo...

Du hast mich wieder auf den Geschmack gebracht.Ich muß unbedingt nocheinmal nach Venedig, bevor es untergeht. Das wird ja hoffentlich nicht so bald sein.

el Narrador dijo...

Danke vielmals für Ihren Kommentar, Herr 6KG!
Und natürlich danke vielmals, Lotusteich, meine liebe Leserin! ;-)